Las nuevas tecnologías si son adecuadas para los niños.

Niños con tabletHoy en día se habla mucho de la adicción a las nuevas tecnologías y como esto está acabando con buena parte de las relaciones sociales, haciendo a los individuos incapaces de relacionarse con normalidad y llenando sus vidas de inseguridades e insatisfacciones.
Quiero empezar este artículo dando directamente mi opinión y es que esto es una auténtica chorrada, antes que nada, es una chorrada porque se culpa a algo que nos permite hacer un millón de cosas de que muchos solo lo usen para hacer 3 o 4 cosas de forma compulsiva, se culpa a la tecnología de que los jóvenes la usen para comunicarse en vez de hacerlo por otros medios y se afirma que ese sistema de comunicación es negativo e incluso peligroso.
Las nuevas tecnologías si son adecuadas para los niños.
Las redes sociales se llenan de afirmaciones de que los niños no deben usar los tablet, la policía advierte de que no deben usarlos, que los teléfonos solo con supervisión y a partir de los 16 años, que Bill Gates u otros gurús de la tecnología ya lo hacen así. Pues mi opinión, insisto en que esto es una chorrada.
Vamos a ver que parte de la tecnología se demoniza, ¿es toda la tecnología?, obviamente no, es solo la tecnología que permite el entretenimiento y la comunicación, pero, ¿es malo el entretenimiento a través de un juego o una aplicación de un tablet o móvil?, lo cierto es que no, al menos haciendo un uso con sentido común, debemos usar solo los mismos filtros que con cualquier otro tipo de entretenimiento, obviamente los riesgos de usar un juego inadecuado son diferentes si ese juego es físico o si es digital.

jugando
En el caso de un juego físico, vamos, los de toda la vida, uno o más niños se ponen de acuerdo para jugar, si estos escogen un mal juego, por ejemplo, lánzame la botella que yo le doy con el palo, los niños se juegan su integridad física en incluso hasta la vida, muchos son los que la han perdido por este motivo, otros los que han hecho la vida imposible a otros niños o han causado destrozos o perjuicios a otras personas o propiedades.

niños peleando
Esto lo sabemos todos, no estoy diciendo nada nuevo, y la solución también la conocemos todos, controlar los juegos que practican, controlar que no se hagan daño, que no corran peligro y mostrarles o aconsejarles juegos que los estimulen, incluso participar con ellos de estos juegos, supongo que todo el mundo entiende la necesidad de ejercer este control.
¿Por qué entonces no hacer lo mismo con un juego o una aplicación de un tablet?, el peligro de usar un juego inadecuado es el de crear miedos en los niños, normalizar actividades que son inadecuadas como la violencia, exponer contenido sensible a los menores y otras muchas afecciones principalmente psicológicas, pero, ¿por qué no controlamos esos juegos y aplicaciones?, hoy podemos usar puzzles sencillos como los de papel o complejos tridimensionales que pondrían a prueba cualquier mente adulta, podemos construir ciudades virtuales que reproducen mejor que los juguetes manuales las condiciones de la vida, podemos volar, luchar, cantar, pintar, texturizar, colorear, crear modelos tridimensionales, todo con muchísima más profundidad que con cualquier herramienta manual, podemos leer, aprender, escribir, componer, anotar todo lo que nos apetezca, realizar cualquier consulta o aprender a hacer cualquier cosa en un tiempo increíblemente corto y la clave para que esto sea posible somos nosotros, los padres.
Si al niño lo dejamos solo, irá a lo más fácil, lo más entretenido con el menor esfuerzo, abrirá Youtube y el sistema le mostrará vídeos relacionados con lo que ya ha visto anteriormente, irá cambiando de uno a otro buscando algo que lo cautive y acabará viendo cualquier cosa que probablemente no esté ni siquiera pensada para niños, pero esto es el equivalente a echar a la calle a nuestros hijos para que jueguen ellos solos sin supervisión, como ha sucedido toda la vida y no nos engañemos diciendo que hacíamos pequeñas gamberraditas o que son cosas de niños, los niños han hecho toda la vida las peores y más aberrantes barbaridades cuando se les deja sin control, quemar gatos, inflar ranas hasta que explotan, matar lagartos a tiros o pedradas, perder los dedos o la vista con petardos y explosivos, cualquiera de los de mi generación, hablo de finales de los 70′ y más aun de la anterior confirmará que estas prácticas le son familiares.


ninoEs tanto con un sistema de juego como con otro una irresponsabilidad no controlar y dejar a la libre elección de los niños sus actividades, es más no solo se debe estar para decir a esto no se debe jugar o esto está mal, debemos estar para mostrar una amplia variedad de modos de juego y sobre todo para mostrar todos aquellos que los niños de forma natural no van a llegar por si solos, con una pelota todos los niños acabarán jugando a futbol, a baloncesto o a una mezcla similar, pero muy pocos inventarán por si mismos el ajedrez si no se les enseña previamente.

¿Qué pasa ahora con las redes sociales, con la comunicación digital? en este sentido el riesgo digital supera al riesgo tradicional, relacionarse sin control con la gente de nuestro entorno físico es normalmente menos peligroso que relacionarte sin control con gente de cualquier parte del mundo a quien además no vemos en persona. Un pederasta, un psicópata, cualquier persona peligrosa puede ganarse la confianza de un joven y conseguir que en un momento dado se encuentre en un lugar dado y esto podría ser muy peligroso. El riesgo de que esto nos suceda con las relaciones físicas es menor, ya que tenemos mucha más información acerca de como es esa persona, su edad, su aspecto, su lenguaje corporal, todo ello nos alertaría más fácilmente, aparte de que el riesgo de topar con alguien malo entre unos cientos de personas de nuestra zona es mucho menor que entre unos cuantos miles de millones de usuarios de Internet.


En este caso, también el control y la guía de los padres es fundamental. Antes unos padres responsables controlaban que sus hijos se relacionaran con amigos adecuados, facilitaban y potenciaban con actividades conjuntas o entre familias las actividades con los miembros más deseables de su entorno y ejercían control en aquellos casos en los que las amistades no llevaban a sus hijos por un buen camino, se le cambiaba de colegio o incluso se cambiaban de casa para estar en zonas con gente más afín.
En el caso de Internet o de las redes sociales, nos permiten contactar con cientos si no miles de personas, muchas de ellas con gustos similares a los nuestros, si antes nos gustaba la pintura era posible que en nuestro entorno no hubiera nadie más a quien también le gustase y posiblemente nuestro desarrollo como pintores hubiera tenido que superar la dificultad del tedio de estar siempre solo, de no recibir aportes de otros como nosotros o de no poder compartir, opinar o recibir opiniones de otros con quienes compartamos gustos y aficiones. Ahora podemos formar parte de grupos de personas con nuestras mismas afinidades, podemos comunicarnos y compartir información acerca de nuestros artistas, deportistas, de nuestras actividades, nuestros juegos o nuestros hobbies, podemos compartir opiniones y ver las de otros, todo ello siempre con el filtro de unos padres implicados que nos guíen a en el proceso, no hablo de que lean cada conversación, cada palabra, pero si que sepan en que grupos están sus hijos, cuales son sus amigos, a que juegan, a donde van, que cosas les preocupan, etc.

peligros-de-los-niños-en-internet-y-redes-sociales
Otra preocupación importante es que estas tecnologías ocupen a los niños y jóvenes de modo que se convierta en su único medio para relacionarse o para divertirse, pero esto también es fruto de una mala guía por parte de los padres, jugar a un juego de coches es divertido, pero correr con un amigo lo es mucho más, hablar con una chica por instagram es gratificante, pero interactuar con ella en persona es mucho mejor, cada cosa tiene un momento, jugar a las carreras se puede hacer un rato, pero el cuerpo se cansa y cuando lo está, correr con un juego de coches nos permite competir y disfrutar de la competición y el juego tranquilamente sentados, al igual que hablar con alguien por una red social puede ser el medio para conocer a alguien concreto que probablemente no pudiéramos conocer en nuestro entorno, pero la finalidad de esa relación es muchas veces traducir esa relación virtual en una relación personal y física.


La tecnología en relación a el entretenimiento, la comunicación, la información y la posibilidad de “crear” es un paso más allá, un larguísimo paso a años luz de las posibilidades que nos ofrecía la sociedad hace 40 años y la responsabilidad de los padres como en todo, tiene que estar presente para guiar y controlar el uso que se le de, el riesgo siempre sea cual sea la actividad en los niños es que no haya unos padres responsables con ellos.
Sígueme

Aitor Jiménez Canino

Apasionado de la Ciencia y la tecnología, autodidacta, Diseñador, Editor e Infografista.
Sígueme

Deja un comentario